• Silvia Garcia Tapia

Por ser día de Reyes, hoy decidí:



Recuerdos de mi niñez

Hoy decidí que quería ser niña otra vez, aun cuando tengo el privilegio de ser madre, también puedo ser niña de nuevo, pues de eso hablo mucho en mis conferencias y aunque en mayor o menor medida lo práctico a instantes grandes o pequeños, hoy decidí lo haría todo muy relax, como los niños, sin hacer suposiciones, sin tomármelo personal, sin hacer tanto sino solo Ser lo que se me antojase Ser, sin prometer tanto, solo hacer lo que en mis manos este hacer, sin dejar de Ser.

En resumen, hoy decidí hacer un poco más y prometer un poco menos, solo fluir en la doctrina de esa que tanto platico. Hoy me permití tener un día maravilloso, sin tan siquiera ver por la ventana si pintaba para día soleado o si seguiría como los días anteriores, hoy decidí hacer de este un gran día, decidí Ser niña otra vez, pero sin eximir mis responsabilidades de ser madre también, así que lo primero que hice al despertarme y decidir lo antes expuesto: agradecí haber dormido calientita, luego medite sobre qué es lo que quería recibir de obsequio de reyes y me di cuenta que sigo usando juguetes, pero ahora más grandes que cuando niña. Cuando era niña mis padres no invertían mucho en juguetes de niños sino en herramientas de trabajo. Pero aun así tuve el privilegio de recibir algunos. Tengo muy presentes los juguetes que recibí de niña, será porque no fueron tantos que los puedo recordar muy bien. (un fabuloso juego de té de 36 tacitas y 36 platitos de un material, que parecía plástico, pero creo era como esfera o cristal porque al caer las tasitas en algo duro se rompían con facilidad, debo reconocer que al darnos cuenta mi hermana y yo que éramos ambas dueñas de ese regalo, decidimos romper unas tacitas a propósito, era increíble que se pudieran romper, jajá, ni mi mamá tenía trastos de ese tipo entonces, pues los platos y tazas que usábamos eran de plástico o peltre para que duraran más, jajá. Bueno además de eso una linda prensita pequeña de tortillitas. Esos fueron los juguetes que mis padres nos obsequiaron no en alguna fecha especial sino un día que un personaje paso vendiendo y los enrolo de comprárselos, jamás he vuelto a ver juguetes como esos en toda esta vida y mira que ya van muchos añitos, la prensita si la he visto, pero los platitos y tasitas no, bueno además de esos juguetes, tengo muy presente a una jovencita llamada Flor, una hija de una amiga y clienta de mis papis, nos compraba leche y un día de reyes fui a entregar la leche de la señora y me dijo, ¿Silvia que te trajeron los reyes?, yo le contesté nada, en mi casa no vienen los reyes, ella me dijo, claro que sí te venían a ver pero como tu casa está más lejos te dejaron algo aquí mira, ¡te dejaron esto!, saco un hermoso tarrito y me lo entrego, era tan bello y no tan grande ni tan pequeño, era perfecto. Fabuloso regalo de reyes, siempre lo recordaré). Como he dicho son pocos regalos, de esa época, pero sé que fueron con todo el amor que esos reyes y esa princesa, podían dar y era grande y grandioso, en verdad me llena de gratitud el recordar.

Bien hay un tiempo en que tus padres pueden estar muy ocupado o no en hacerte feliz, pero hay una etapa en la vida de cada ser humano que es el mismo ser humano, es decir somos nosotros mismos quienes decidimos si nos hacemos felices o no. Hoy yo decidí hacerme feliz una vez más y una vez más sentí esa voz que me dice, yo siempre he deseado tu felicidad, te cree para ello, que bien que abras tu corazón cada vez más a recibirla. La felicidad es algo inherente a ti, pero ocupas elegirla. “Muchos son los llamados pocos los elegidos” nadie nos relega somos nosotros quienes no nos elegimos.

Hace unos días he regresado de un viaje realizado a España, después de poco más de un mes de haberme desapegado y desconectado un poco de familia, casa y oficina; baya que había cosas de las que ocuparse. Al retornar a mi vida común, ocupaba hacer una serie de reorganizaciones, gracias a Dios soy experta en ello, digo para eso estudie y como buena Administradora y Coach, no puedo componer el mundo si no empiezo por el mío. Bueno pues requerí ser cenicienta por unos días, así que me puse el traje de ejecutiva por unas horas y el de cenicienta por otras y con el apoyo de mi familia, logramos reorganizar, nuestra casa y estoy en la reorganización de la oficina. Más hoy es día de Reyes y afortunadamente fin de semana, así que como decía hoy decidí que viviría de una manera mi día y me pregunte que quería recibir de regalo, pensé un buen rato pues debo reconocer que no estaba habituada en pensar en mis regalos de reyes, pensé en mis hijos y se me vino a la cabeza que como ya son adultos, podría regalarles a los niños un carrito de tracción pequeñito para su colección. Son lindos juguetes y a la niña una cajita de porcelana tipo alhajero, una bonita tacita, etc. pensé en muchas cosas, nos soy muy ostentosa creo ni para regalar. Luego dije y algo más práctico que sería, en el acto le llamé a mi marido quien madruga demasiado y ya regresaba a desayunar y le dije oye tráete una rosca rica por ahí y yo preparo chocolate para nuestros niños antes de que se vayan a trabajar, él dijo ok. Y así, pasamos una dulce mañana.

Mis hijos no lo esperaban pues ciertamente en los últimos años los hemos tratado un poco más como adultos olvidándonos y ayudándoles a olvidar que hay un niño interior en ellos que nunca se debe olvidar, creo no está mal ser adultos más creo sería bueno cuidar al niño interior a la vez que el adulto crece.

Así entonces habiendo ya todos disfrutado chocolate y rosca, encontrado los muñecos de la misma y meditado sobre el significado de a quien le toca el muñeco, es decir que el propósito de los muñecos en la rosca es que cada persona que le toca un muñeco se haga consciente del nacimiento de Jesucristo en su vida. Esta vez todos lo recordamos, pero especialmente mi marido y dos de mis hijos a quienes les toco muñeco (mayor información para ellos).

Bien pues ahora continúo, ahora voy a buscar los juguetes y sigo pensando que juguete quiero recibir, así que ya que ahora uso juguetes grandes he visto que mi estufa ya requiere cambio, así que creo eso es lo que quiero recibir de reyes, así que tengo de 2 o me espero haber sí los reyes magos me la quieren traer o me transformo en un rey mago y me la doy de regalo, talvez un rey mago que está aquí a mi lado también decida cooperar, en fin, ya les contare. Me gusta cuando la gente actúa por convicción y no por obligación. Jeje, Bendiciones

Perdón por el resumen tan grande pero aún me falto decirles mucho en verdad fui breve. Jeje.

#Felicidad #Niñez #Decisión #Reyes #Magos

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo