• Silvia Garcia Tapia

La felicidad



Es el maravilloso camino que se recorre por la vida con la actitud y decisiones correctas, motivando la frecuencia correcta, que no solo nutre a tu propia vida sino a todas las vidas de los que te rodean, por ello quieres vivir en un mundo feliz, sé feliz tú y si tienes oportunidad, contribuye en la felicidad de los demás enseñándoles que su felicidad nunca debe depender de nadie más porque nuestra felicidad solo depende de nosotros mismos y nuestra comunión con la divinidad que está en nosotros, pues es la fuente que nos ha dotado de todo lo necesario para hacer de nuestro camino la felicidad, solo ocupamos manifestarla, ya que en la vereda del libre albedrío que circulamos cada día a cada instante que requerimos tomar una decisión, tomamos la senda correcta, entonces en el trayecto hacia el objetivo presenciaremos la felicidad. Esa senda correcta de que hablo, nace del libre albedrío, pues recordemos que en la vida siempre hay dos caminos para avanzar, el del amor o el del sufrimiento, porque, aunque el ser humano en algunos lados aun siga pensando que este postulado es soñador, siempre que elijamos actuar por miedo y no por amor, cosecharemos sufrimiento, por el contrario si nuestras decisiones son motivadas en verdadero amor, siempre cosecharemos vida plena y estaremos en felicidad, por ello hay tanta gente que se tacha de soñadora pero en verdad proyectan felicidad.

La gente que realiza actos que lastiman y perjudican a otros es porque no son felices, están tan desconectados de su fuente misma que es la fuente de todos, su desconexión se suscitó al tomar decisiones incorrectas, pues la fuente nunca te respaldará en decisiones ajenas al verdadero amor, así entonces se llenan de miedo, incluso miedo a la misma luz, miedo que se presenta como: soberbia, avaricia, celos, envidia, inconformidad, odio, resentimiento, etc. y no es que la fuente se halla retirado, es que son los individuos quienes le han dado la espalda a su divinidad y ahora se debaten en una tremenda obscuridad donde sus acciones son fruto de un terrible miedo que no les permite retomar el camino de la felicidad.

El miedo a no poder, miedo a no tener, miedo a no ser amados, miedo a perder, más no se dan cuenta que solo un minuto basta para hacer la diferencia. Si tan solo se volvieran a su fuente, todo tomaría otro sentido, pues sabrían que la fuente es todo poder y habita en ellos, sabrían que todo pertenece a la fuente, más todo es para que disfrutemos, que no ocupamos poseer nada mas sí disfrutar de todo, sabrían que el verdadero amor es la fuente y entonces al ser uno con ella te da el privilegio si así lo decides de convertirte en el amor mismo. Por ello es imperante que sepan que hay una nueva oportunidad para quien desea vivir en amor y responsabilidad, esa oportunidad es el camino, la verdad y la vida, Tu unidad con la fuente, con la divinidad. Si así lo decides; pues todo esto sucede mediante un proceso interno del Ser humano, mas sus frutos son visibles para todo mundo.

Estoy muy convencida de que no hay seres malos solo personas asustadas o dormidas, creo que si los que somos conscientes de esto, creemos en su despertar y hacemos plegaria por ellos, les estaremos abriendo camino para que los alumbre la luz, y a la luz de la luz, todo mundo puede despertar y será gratificante haber contribuido aunque sea con un granito de arena, pues sí tú y todos los que quieran se suman haremos una enorme playa, donde todos podremos plasmar nuestro ángel y Dios dirá de los despiertos y despertados esos son mis hijos.

Concluyo este texto parafraseando a la madre teresa de Calcuta con esto titulado, igualmente:

Muchas veces quizá la gente se porte, poco razonable, ilógica y egocéntrica, perdónalos igualmente.

Si eres amable, quizá la gente te acuse de tener motivos egoístas ocultos, se amable igualmente.

Si eres una persona de éxito, quizá te ganes algunos amigos falsos y algunos enemigos de verdad, ten éxito igualmente.

Si eres una persona honesta y sincera, quizá alguien intente engañarte, se una persona honesta igualmente.

Quizá alguien quisiera destruir lo que te ha llevado años construir, construye igualmente.

Si encuentras la felicidad y serenidad, quizá alguien tenga celos, se feliz igualmente.

El bien que hoy hagas quizá mañana mucha gente lo haya olvidado, haz el bien igualmente.

Dale al mundo lo mejor que tengas y quizá no le parezca suficiente, da al mundo lo mejor que tengas igualmente.

Mira que al final es todo entre tú y Dios por eso, sé divin@ igualmente.

Te invito a que me sigas en Twitter como Silvia García Tapia @sgtprosperidad

También dale like a mi FanPage en Facebook Silvia García Tapia @sgtprosperidad

Y Suscríbete en mi web www.silviagarciatapia.com para coocer más información sobre abundancia y prosperidad.


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo